Klay Thompson, el jugador total

Ha tardado, la gente ha tenido que esperar a este Mundial de España 2014 para darse cuenta de la clase de jugador que es Klay Thompson. Este escolta que milita en los Warriors es una auténtica bestia en los dos lados de la cancha.

Un jugador polivalente con gran visión de juego, el cual es el perfecto complemento para la estrella de su equipo, Stephen Curry.

Tirador excelso desde cualquier parte de la cancha, buen movimiento de balón y una gran rapidez y potencia física es su carta de presentación en el apartado ofensivo, lo cual combinando con la amenaza que crea Steph, hace el que en mi humilde opinión es, el mejor juego exterior de la NBA.


Esto ya lo ha venido demostrando desde que está en la liga, pero el grueso de los seguidores de este deporte no captan la magnitud de su presencia en la cancha.

Es más que sabido por todos que Curry es un defensor bastante pasivo, por lo que tener a un escolta que pueda defender a la estrella del backcourt rival, como fue en los PO pasados defendiendo a CP3 puede ser clave.

No es tanto una estrella por que haga unos números de 25 puntos, 7 asistencias y 4 robos por noche, sino por esa presencia abrumadora que presenta en la pista, siendo una tortura defenderle y que te defienda.

Es complicado determinar la magnitud que tendrá este año en una conferencia tan complicada como el Oeste, y con la presión encima de mejorar la temporada del equipo respecto al 6º puesto de la 2013-2014, porque es un conjunto con grandes jugadores a los que se les exige más y más éxitos. Resumiendo, es una segunda espada perfecta para los Warriors, los cuales están en la tesitura de renovarle, y con las cualidades y proyección que presenta, deberían darle el dinero que pida.


 @PottyPepe

¿Son realmente los Cleveland Cavaliers tan favoritos?

LeBron James y Kevin Love hacen que una gran parte de los aficionados NBA estén pensando ya en los CAVS como campeón de la apasionante 14/15 que nos espera y que comienza en tan sólo 11 días. Pero, ¿está este favoritismo justificado o alguien plantará cara al equipo del jugador más dominante del planeta?

Hablamos de un equipo formado por un 4 veces MVP, el MVP del último All-Star Game y Mundobasket y un abonado al 20/10. Está por ver si 3 jugadores de esta magnitud conviven y muestran su mejor nivel juntos y si jugadores complementarios importantes como Waiters, Varejao, Marion y los tiradores Mike Miller y James Jones pueden encontrar su mejor versión en un equipo en el que se presupone que el balón lo tendrán mayoritariamente en sus manos las superestrellas. Además la adaptación de David Blatt al baloncesto NBA será clave para el buen hacer de su equipo. Con todo esto veremos quien será capaz de impedirle a LeBron enfundarse su 3er anillo.
   

ESTE

Indiana y Miami ( 1º y 2º el año pasado) no parece que vayan a poner en demasiados apuros a los Cavaliers. La desafortunada lesión de Paul George y la marcha de Lance Stephenson hacen que Indiana pierda gran parte de su potencial tanto ofensivo y defensivo(por el emparejamiento LeBron-George pasarían gran parte de las opciones de este equipo)dejando como máximo referente a un Roy Hibbert muy criticado el año pasado por su bajo rendimiento. Por parte de Miami, la llegada de Luol Deng evidentemente no ocupa el hueco que dejó LeBron pero si es una buena incorporación para los de Florida. La única manera que tendrían de plantarles cara sería con la recuperación de Wade como referente en la liga y un gran rendimiento de Chris Bosh.
                   
Por otro lado, Chicago vuelve a aspirar a todo con la vuelta de un Derrick Rose al que vimos muy bien físicamente aunque algo verde técnicamente en el pasado mundial de España. Su recuperación es clave para que los de Thibodeau vuelvan a lo más alto. La llegada de Pau Gasol creo que es muy positiva y que suple con creces la marcha de un Boozer más pendiente de sus estadísticas que de otra cosa en los últimos años. Un equipo correoso como este puede poner en serios problemas a los Cavs aunque creo que les falta potencial ofensivo desde el perímetro para poder jugar contra un equipo al que se le presuponen muchos puntos por partido, además de un emparejamiento defensivo para James (suponemos que en fechas clave Rose estará a nivel suficiente para enfrentarse a Irving y que Noah pueda defender a Kevin Love cuando este se abra).

Mucha gente habla, como todos los años de los Knicks. Yo sinceramente dudo que este equipo pueda poner en problemas a los Cavs, aunque con Phil Jackson nunca se sabe.
               

OESTE

Pendientes de ese tobillo de KD. Los Thunder llegarán a Playoffs siempre y cuando Durant se recupere bien. Creo que en emparejamientos son el equipo con más probabilidad de hacer daño a Cleveland. Durant-James, Westbrook-Irving e Ibaka-Love son duelos que no dejarán indiferente a nadie y que en una soñada final serán claves para conseguir el anillo.
                       
San Antonio Spurs. Tienen que ser una alternativa por el mero hecho de arrebatarle contra prónostico a los Heat el título la pasada campaña. Realizan un juego muy poco físico en el que la veteranía juega un papel importante por eso la edad de sus principales jugadores parece no preocupar mucho a Greg Popovic. Creo que tendrán problemas con Kevin Love abierto pero tienen a LeBron bien atado por Kawhi ya Irving en duelo con TP.El problema de este equipo es que algún día ( muy a mi pesar) se tendrá que acabar, pero hasta que eso pase, son una alternativa siempre.

Por último los Clippers, para mi uno de los equipos más equilibrados en cuánto a plantilla pero por alguna razón que yo al menos desconozco no están teniendo la posibilidad de pelear el título los últimos años. Su mayor handicap contra CAVS sería el emparejamiento con LeBron aunque creo que con ayudas largas de un intimidador como Deandre Jordan podrían minimizar la producción cerca de canasta del Rey.



En mi opinión Cavs apenas tendrá problemas para hacerse con el primer puesto del Este y llegar a la final pero creo que ahí tendrá que sudar la gota gorda cuando se enfrente a los principales equipos del Oeste, donde los duelos entre estrellas y la aparición de algún invitado sorpresa marcará quien será el campeón.



El séptimo anillo de los Bulls es una realidad y no un sueño

En apenas dos semanas echará a rodar la mejor liga de baloncesto del mundo, la NBA. Según los expertos se trata a priori, de la liga más igualada de los últimos años, es decir, no hay un gran favorito.

En la Conferencia Oeste la vida sigue igual; el duelo por ser campeón tendrá lugar por San Antonio, actuales campeones, y Oklahoma. En un peldaño más abajo se encuentran los Rockets de Harden y Howard, y los Clippers de Paul y Griffin. Sin embargo, en la Conferencia Este todo está más igualado. Miami, sin LeBron, e Indiana sin Stephenson ni George bajan un escalón a la hora de luchar por el anillo.

Precisamente LeBron ha sido noticia este verano. El "Rey" ha cambiado las playas de Florida para regresar a su casa, a Cleveland. Y no lo hace en mal compañía, Love e Irving completarán el "Big Three". Aunque son la mejor plantilla del Este hombre por hombre, les falta rodaje y partidos juntos porque además de todas las caras nuevas en el equipo, hay que sumar la llegada de David Blatt, entrenador ganador de la última Euroliga con Macabbi.

El hándicap de la falta de compenetración lo intentarán aprovechar Washington, Toronto y sobre todo Chicago. Los Bulls cuentan con la mejor plantilla desde la era Jordan. A la que tenían el año pasado, hay que añadir la vuelta de Rose. Pero el base no vuelve solo, le acompaña la dupla interior Gasol & Mirotic (experiencia y talento) y el máximo anotador de la pasada NCAA, Doug McDermott.


Thibodeau tiene claro lo que quiere, defensa y transiciones rápidas, y este año además puede presumir de ello. Dispone de auténticos seguros en defensa en hombres como Butler, Hinrich o Noah (mejor defensor de la temporada pasada). Además Chicago dispone de una muy buena segunda unidad y de un juego interior de ensueño, Gasol, Noah, Gibson y Mirotic. Y si fuera poco, vuelve el que hasta antes de su lesión era el mejor jugador del mundo, vuelve Rose.

Con Rose vuelve el líder y la estrella del equipo. Líder porque es el primero en sacrificarse por cada uno de sus compañeros y porque trabaja como ninguno. Es cierto que no esta en su mejor forma, pero el ritmo lo irá cogiendo con la competición y seguro que para los Playoffs llegar con la forma óptima. Allí demostrará que los partidos de cara o cruz están hechos para él y es que con un gran Rose los Bulls son serios aspirantes a la conquista de su séptimo anillo.





El baloncesto desde el banquillo (I): RED AUERBACH


Estrellas, mates, tapones, triples, All Star, PlayOffs, estadísticas, NBA Cares, Media Day… Cuando pensamos en la NBA, seguro que pensamos en todo lo anterior. En los vídeos con las mejores jugadas, en los premios al MVP; es decir lo que más espectáculo da, pero nunca somos capaces de ver más allá y ver de dónde salen todos estos premios, galardones y jugadas. Y no es de otro sitio que de la figura de EL ENTRENADOR. Una de las frases por las que más debilidad tengo es una que dijo Gregg Popovich este pasado abril y que retrata a la perfección el trabajo que tienen que hacer los entrenadores, aunque a veces no se les reconozca tanto como se debería. "La gente quiere victorias rápidas. No saben lo que cuesta crear y construir".
Precisamente por lo poco que atendemos a los entrenadores tanto de la NBA como del baloncesto en general, vamos a repasar desde SoloTriples la carrera de algunos de los mejores y más emblemáticos entrenadores que han pasado por la mejor liga del mundo.



RED AUERBACH

Uno de los mejores entrenadores de la NBA y la persona más Celtic que ha pasado por la NBA, primero como entrenador y luego en los despachos como General Manager y otros cargos hasta que falleciera en 2006.


Arnold Auerbach, apodado "Red" por su pelo rojo cuando era joven, fue una persona de mucho carácter conocido por draftear al primer jugador afroamericano de la historia de la liga: Chuck Cooper (1950).
Sin duda es conocido por ser entrenador de los Celtics, pero también dirigió a los Washington Capitols y a los Tri-Cities Blackhawks (actuales Atlanta Hawks) , equipos que abandonó por problemas con los directivos.


Tras su llegada a Boston, Red Auerbach renovó la idea de baloncesto que se tenía hasta ese momento, enfocando el juego en la defensa y contraataque, arma que usó con Bob Cousy y Ed Macauley en sus primeros años en los Celtics. No obstante, no sería hasta que se hicieron con Bill Russell cuando empezarían a ganar títulos usando este método, gracias a su capacidad para taponar y rebotear, así como de iniciar los contraataques. Esto quedó reflejado en los 9 títulos que ganaron los Celtics entre 1956 y 1966 comandados por Russell, Cousy (aunque se retiró en 1963), Bill Sharman, Sam Jones y el mejor sexto hombre de la época, John Havlicek.




32.jpg
Bill Russel y Red Auerbach celebrando un título.
ra_002.jpg


El mítico Auerbach trabajó 56 años para los Boston Celtics, la franquicia con más campeonatos de la NBA: desde 1950 hasta 1967 como entrenador principal, hasta 1984 como GM y hasta su fallecimiento como Presidente y Vicepresidente, por lo que la franquicia decidió retirar la camiseta con el número 2 en su honor. En el momento en el que dejó de ser head coach, eligió a Bill Russell como su sucesor en el banquillo, hasta que los Boston Celtics entraron en una crisis deportiva  a finales de los 70. Fue unos años más tarde (en 1978), cuando Red decidió draftear a un joven chico de Indiana, que aunque no iba a dar el salto a la NBA ese año, Red pensó que estaba preparado para llegar a la mejor liga del mundo. Un chico que sería a la larga el jugador más importante de la historia de la franquicia de Massachusetts, un chico que si no hubiese sido por Red Auerbach, quizás seguiría en la pequeña ciudad donde creció, French Lick. Nada menos que drafteó a Larry Bird. Dos años después, Auerbach consiguió el traspaso de Robert Parish y drafteó a Kevin McHale en la tercera posición.


Si en los 60 Red Auerbach había creado una dinastía en los Celtics con Russell, Cousy, Havlicek y compañía, estando él sentado en el banquillo, en los 80 intentó repetir la historia, estando sentado ahora en los despachos. No obstante, no contaba con que tendría delante a uno de los mejores equipos de la historia, los Lakers de Abdul Jabbar y Magic Johnson. Durante la década de los 80, monopolizaron la NBA estos dos equipos, ganando 7 de los 10 títulos posibles (4 para Lakers y 3 para Celtics). Si no fuera mala suerte cruzarse con los mejores Lakers de la historia, en 1986 ocurrió una desgracia que podría haber sido esencial en el desarrollo de la liga. En 1986 Auerbach, ya como presidente, drafteó a Len Bias, estrella universitaria del que se hablaban maravillas. Podría haber cambiado el rumbo de la franquicia junto a Larry Bird, pero el joven Len Bias falleció dos días después del draft por sobredosis.


En el 86 Auerbach ganó su decimosexto y último anillo de campeón, y decidió no dirigir más a ningún equipo profesional y dedicarse a sus aficiones, entre ellas la de fumar puros. Precisamente este hobbie,  es su más famoso, ya que cuando era entrenador tenía la costumbre de encenderse un puro en mitad del banquillo cuando ya veía el partido ganado, acto que se convirtió en habitual durante la década de los 60.


Finalmente, y tras una vida llena de reconocimietnos, premios, títulos y tras haber dirigido a los mejores jugadores del mundo (Bill Russel, Bob Cousy, Bill Sharman, John Havlicek, Larry Bird, Robert Parish, Kevin McHale, Dennis Johsnon, Danny Ainge …) Red Auerbach falleció en 2006 de un ataque al corazón. Sin duda, tras repasar todo lo que ha hecho por el baloncesto una persona como él, modificando el concepto de baloncesto y viviendo el baloncesto como sólo él supo hacerlo, creo que nos podemos dar cuenta de la importancia de los entrenadores en un deporte como éste, como bien recalcaba al comienzo del artículo.  En el próximo artículo, una nueva entrega con la historia de otro mítico entrenador de la NBA.







El show de Los Angeles Lakers


Es bien sabido que Los Ángeles es la ciudad del glamour y el espectáculo y Los Lakers como buen equipo de esa ciudad no podían ser menos, ya sea por sus magníficas temporadas y shows en la pista o como en estos últimos años por sus despropósitos en los despachos.


Para no perder la costumbre de estos años, este verano la cosa no ha cambiado para mejor. Desde un primer momento se veía que todo iba por los mismo derroteros que años atrás, con una incapacidad asombrosa por parte del señor Mitch Kupchak de firmar un entrenador antes de la noche del Draft y saber así sus preferencias; finalmente firman a Byron Scott, que si he de ser sincero no me desagrada con respecto a los otros posibles nombres que habían sonado, sin no mencionar que sus últimas campañas como entrenador jefe no han sido las mejores de su carrera.Al menos a Los Lakers les quedaba una apasionante noche de Draft con una camada de jugadores y una 7ª posición que podían servir para encauzar un poco el verano, increíblemente hicieron una elección más o menos acertada ,como quiera cada uno verlo, al elegir a Julius Randle , previsible pick a esas alturas del draft viendo las elecciones anteriores, Los Lakers se cubrían un poco ante la más que previsible salida de Gasol , como así acabó sucediendo , un Gasol cansado de desperdiciar unos tres últimos años sin ser candidatos a nada.

Pero tras la noche del Draft todo volvió a su curso, Los Bulls amnistiaban a Boozer y LAL no podía dejar escapar esa “gran oportunidad” de firmarlo, y ahora me pregunto, ¿que sentido tiene firmar a un 4 con un futuro prometedor como Randle si luego firmas a Boozer? Y si aun encima a todo esto le añadimos la firma de Ed Davis, por lógica tercer jugador para el mismo puesto. Y no teniendo suficiente con todo esto, decidieron comerse el contratazo de Jeremy Lin, 15 millones de dólares, aunque “sólo” unos 8 millones contarán de cara al límite salarial, unicamente entenderé este movimiento si Lin vuelve a ser aquel de finales de temporada 2011-2012, hecho que sabemos con casi toda seguridad que no ocurrirá.

Luego durante el mercado de agentes libres solamente se intento luchar por Carmelo Anthony, aunque esa lucha fuera más deseo por parte de los aficionados que real, ya que desde un primer momento Los Lakers no eran ni de lejos una gran opción para Anthony. Desistiendo de todas las opciones que presentaba el mercado se dirigieron a llevar a cabo las renovaciones que visto lo visto han sido lo que han salvado ligeramente el verano.

Sin opciones al título por cuarto año consecutivo y con una plantilla que deja mucho que desear , lo único que nos queda a los seguidores de Los Lakers es esperar que Kobe Bryant vuelva recuperado al 100% , aunque sabemos que no será el mismo, y nos deleite con alguna de esas mágicas noches, que por desgracia ya van siendo menos.

Y para acabar solamente decir, Let´s Go Lakers.