Cambios de peso NBA

A punto de comenzar ya la nueva temporada 2014-15 en la NBA y si por algo va a destacar este verano, además de por los grandes fichajes en Cleveland, es por los cambios de peso de jugadores destacados de la liga. Vamos a lo que impacta, las imágenes.


Las estrellas de la NBA Lebron James y Carmelo Anthony han cambiado totalmente su peso, ¿dejarán de jugar de 4?



«Me he pasado los últimos 67 días comiendo solo carne, pescado, fruta y verdura» 
Lebron James




Carmelo no se ha quedado atrás





Con menos morbo, pero Anthony Bennett, número 1 del Draft 2013 también ha perdido mucho peso y por primera vez desde que llegó a la NBA, parece estar en forma. ¿Callará bocas?



¿Debería Kevin Durant coger esos kilos que dejan sus compañeros?





Sobre este asunto se hacían chistes en las redes sociales



Tiempos de cambio en Minnesota




Ha sido un verano movido con muchos fichajes y cambios, y se esta hablando de cómo va a ser la temporada que empieza dentro de poco.

Una de las preguntas, ¿Ricky es el verdadero líder que necesitan los Timberwolves? Yo creo que sí, aunque no creo que lo sea durante toda la temporada, únicamente durante el principio, o por lo menos hasta que Wiggins explote todo el potencial que está demostrando que tiene.


No es un jugador anotador, pero sí dirige como ningún otro base en la NBA, uno de los que mejor lo hace. Va a ser la clave de que el equipo eche a andar al principio de la temporada, el que va a tener que remar más fuerte al inicio de la temporada, hasta que los rookies empiecen a aparecer y terminen su adaptación a la liga. No sólo tiene que tirar del carro Ricky, sino también aquellos que ya tienen experiencia en esta liga como Kevin Martin, Corey Brewer y Nikola Pekovic.


Ese rookie que debería destacar sobre los demás tiene que ser Andrew Wiggins, el número 1 del pasado Draft, que tendrá que sumarse al carro anotador donde deberían estar Kevin Martin y Nikola Pekovic, y al carro rebotado ya que tiene cualidades para ello.

Ricky por sus números, no puede ser el líder, ya que no hace números suficiente para serlo, per sí es el jugador esencial necesario para poner en funcionamiento la maquinaria de los Wolves para esta temporada 2014-2015.


Unos rookies, en total 4 en el equipo (Wiggins, Bennett, LaVine y Robinson), y un equipo que tiene 7 jugadores en total por debajo de los 24 años (4 anteriores más Ricky, Dieng y Muhammad), es decir, Minnesota ha hecho un equipo joven, donde va a haber mucho espectáculo asegurado. Un equipo de jóvenes con ganas que tienen que adaptarse a la liga.


Es un equipo de futuro, del que se espera uno bastante brillante, con jugadores que están llamados a destacar dentro de la liga, y que van a destacar dentro de poco, de eso estoy seguro


George Mikan el primer gigante de la NBA



Muchos no lo vimos jugar pero aun así es un jugador del que merece la pena hacer mención ya que fue el primer jugador que consiguió dominar la NBA desde su inicio en la temporada 1949 hasta mediados de la década de los 50s.

En Joliet, Illinois un 18 de Junio de 1924 nace George Lawrence Mikan Junior cambiara el baloncesto desde sus 2,08m y sus 111 kg de peso con su 99 a la espalda y sus características gafas, a pesar de su gran altura tenía la habilidad suficiente para ejecutar gran variedad de movimientos que le harían ganarse el apodo merecido de Mister Basketball, que nos dejaría el 1 junio de 2005 al fallecer en Arizona.

Toda su carrera NBA la realizo en los Minneapolis Lakers donde consiguió 5 títulos, los 3 últimos consecutivos, de la NBA entre los años 1949 y 1954 solo no se accedió al campeonato la temporada en la que Mikan sufrió su lesión en la pierna durante los playoffs de la temporada 1950-1951.

Después de conseguir su quinto anillo con los Lakers se retiraría con solo 29 años aunque esta no sería su última participación en la NBA ya en la temporada 1955-56 regresaría a la competición disputando tan solo 37 partidos ya que otra vez las lesiones que por desgracia sufrió durante toda su carrera le harían tomar la decisión de abandonar el mundo de la canasta.

Sus estadísticas que promedio a lo largo de su carrera en temporada regular fueron 22,3 puntos, 13,4 rebotes, 2,7 asistencias por partido a los que sumar un 40% en tiros de campo y un 78% en tiros libres, siendo su mejor temporada la 1950-1951 con una media de 28,4 puntos, 14,1 rebotes y 3,1 asistencias. Mientras que en playoff sus números son aún mejores con 23 puntos, 13,8 rebotes, 2,2 asistencias por encuentro con un 39% en tiros de campo y un 78% en tiros libres, con una increíble actuación en los playoffs de la temporada 1949-1950 anotando 31,3 puntos y repartiendo 3 asistencias por partido, cabe destacar que hasta la temporada 1950-1951 no se incluirá los rebotes en las estadísticas y los tapones lo harían años más tarde, con lo cual no sabemos oficialmente cuantos tapones pudo realizar George Mikan.

Estos grandes números le hicieron ganar varios premios individuales como un MVP del All Star Game, 3 títulos de máximo anotador, fue elegido mejor jugador de la primera mitad del siglo XX, también se le incluyo entre los equipos del 25 y 35 aniversario de la NBA y el último premio que recibió fue ser incluido entre los 50 mejores jugadores de la NBA en 1996.

Influyo tanto en el juego que se cambiaron reglas de la NBA para intentar evitar su dominio en el baloncesto y de la zona en particular. Las más representativas fueron el aumento de la zona de 1,80 m a 3,60 m (conocida como “regla Mikan”) y el tapón en trayectoria descendente. Durante muchos años los mejores equipos intentaron hacer un equipo en torno a un hombre dominante en la zona, debido a George Mikan hasta que la aparición de jugadores como Magic, Bird y Jordan hicieron cambiar al menos en cierto modo dicho concepto. Incluso hoy en día se sigue practicando el ejercicio Mikan Drill por los pívots de la mejor liga del mundo.

Además consiguió influir el baloncesto desde los despachos siendo uno de los creadores de la Liga ABA que introduciría el triple en el baloncesto y que Minneapolis volviera a tener un equipo en la NBA, los Minnesota Timberwolves equipo que posee una estatua en su honor.



Ricky Rubio: nuevo contrato… ¿Un capricho o tiene sentido?

Pongámonos en situación: Ricky Rubio, base español que hoy 21 de octubre cumple 24 años se encuentra en su última temporada con contrato con los Minnesota Timberwolves. Hasta aquí todo normal, todos los veranos nos encontramos gran cantidad de agentes libres que buscan probar su valor en el mercado tras finalizar sus contratos o que no reciben una oferta de renovación de su gusto y deciden marcharse. Los contratos en la NBA a veces son como una lotería, en un momento cobras más de 100 millones y poco después eres amnistiado, y sino que le pregunten a Gilbert Arenas. Pero el caso de Ricky es algo más complejo de lo que la gente puede entender.


Ricky se encuentra en la que será su cuarta temporada en la NBA, cuarta temporada en los Minnesota Timberwolves, equipo que, ahora mismo, no entra en ninguna quiniela para entrar en Playoffs, algo que ya es costumbre pues los de Minneapolis llevan desde la 2003/04 sin jugar las eliminatorias por el título. Aún echan de menos a Kevin Garnett por el Target Center.

Desde la marcha del MVP de la temporada 2003/04 los Wolves sólo han tenido un jugador franquicia, Kevin Love, que, como todo el mundo sabrá, ha decidido marcharse a Ohio para formar parte del nuevo trío de moda de la NBA junto a Kyrie Irving y Lebron James. El traspaso acabó con Kevin Love en el equipo favorito en todas las apuestas para esta temporada y los Wolves recibiendo a los dos últimos #1 del Draft, Anthony Bennet y Andrew Wiggins, y a Thaddeus Young vía 76ers. Además, para terminar el apartado de mini-desgracias de los Timberwolves, entrenador nuevo: Flip Saunders, hasta ahora GM de la franquicia, sustituirá a Rick Adelman.

Es decir, que Ricky Rubio se encuentra prácticamente con sólo 24 años como estandarte de un equipo que lleva una década sin pisar una cancha a partir de mitad de abril (que para las vacaciones es un lujo, todo hay que decirlo), equipo que ha perdido a su jugador franquicia, aunque ha incorporado a 3 buenos jugadores, y que además estrenará entrenador esta misma temporada. Muy buen aspecto no tiene a simple vista.

¿Plantilla? Para los amantes del espectáculo y los jugadores jóvenes este equipo será un lujo para la vista: Ricky, Wiggins, Bennett, LaVine, Robinson, Dieng, Muhammad… 7 jugadores que no superarán los 24 años que estarám acompañados por Barea, Young, Budinger, Pekovic, Brewer, Williams, Martin y compañía. Una plantilla atractiva y con mucho potencial, y esto será su mayor problema. Entre esos 7 jugadores jóvenes suman hasta el momento 6 años como profesional, un año menos de los que suma, por ejemplo, Thaddeus Young, que lleva ya 7 años en la NBA. Una mezcla entre juventud y veteranía, pero ningún líder claro.

Y en este punto es dónde emerge la figura del base de El Masnou: ¿Liderar el proyecto de los Wolves? Afronta su cuarta temporada, ya está adaptado a la liga por completo y sin Kevin Love alguien debe asumir galones, pero… ¿Está Ricky realmente preparado para ser un líder? Todo apunta a que no.

Ricky es uno de los mejores pasadores de la liga, pero también es uno de los peores tiradores. Ahora mis hay un overbooking en la liga de buenos bases, y todos promedian más puntos que los 9’5 que promedió el español la pasada temporada (su peor temporada en anotación), aunque pocos se acercan a sus 8’6 asistencias por noche (su mejor temporada asistente). En resumen, ¿daríais la responsabilidad a alguien que promedió 9’5 puntos, 4’2 rebotes y 8’6 asistencias la pasada temporada dándole un contrato alto? Pues el agente de Ricky sí se la daría.

Efectivamente, Dan Fegan es ahora mismo la única persona que pide y piensa que Ricky Rubio puede conseguir un contrato máximo de 5 años y ¡85 millones! Un dato, Chris Paul firmó el pasado año 5 años por 107 millones y Russell Westbrook renovó por 5 años y 78 millones hace 2 temporadas, aunque eran otros tiempos. Pero, viendo estas cifras uno piensa, ¿es Dan Fegan el hombre con más moral de la NBA? No, Dan Fegan es bastante más inteligente de lo que parece, aunque un poco optimista de todos modos.

La NBA está ultimando la firma del nuevo contrato de repartos televisivos, que entraría en vigor a partir de la 2016/17. El actual contrato es de 966 millones al año, mientras que con el nuevo contrato la suma asciende hasta los 2600 millones al año, es decir, se triplica el contrato, y esto tendrá repercusión cuando en 2017 haya que firmar el nuevo convenio, con nuevas posibilidades de lockout a la vista.
Este contrato televisivo es el que está haciendo que el agente de Ricky sea el primero, pero no el último, que comience a forzar para conseguir un contrato alto con vistas a un posible aumento sustancial del salario medio con el nuevo contrato televisivo.

Con todo esto llegamos a la situación actual: Ricky acaba de rechazar una última oferta de 48 millones por 4 años, unos 12 millones al año, un contrato más que bueno visto su rendimiento en pista, pero su agente cree que el jugador merece un contrato mejor. Siendo objetivos, un contrato de más de 14 millones anuales (56 por 4 años) me parecería una pasada, aunque es lógico que los jugadores puedan empezar a pedir contratos mayores con vistas a lo que se aproxima en próximas temporadas (incremente del tope salarial incluido). Eso sí, la locura de los 85 millones puede acabar con Minnesota abandonando negociaciones y Ricky buscando destino el próximo verano, una situación que sería preocupante pues tal vez nadie acepte tales demandas económicas en estos momentos.

Ricky Rubio NO merece un contrato de más de 14 millones ahora, pero trasladado a 2017 SÍ. Habrá que empezar a acostumbrarse a esta situación, jugadores buenos, que no excelentes, pidiendo ser sobrepagados con vistas a lo que viene.

El mercado de la NBA, el baloncesto no mueve el dinero, es el dinero el que mueve el baloncesto.



¿Conoces a Lew Alcindor?

Año 1989. Los que aun no habíamos nacido hemos tenido que enterarnos por otros medios. Una noticia pérdida de Internet. Un periódico viejo. Un libro que hace reseña de este momento. Se retiraba del baloncesto profesional uno de los jugadores más importantes de la historia. El pívot estadounidense de los Los Angeles Lakers, Kareem Abdul-Jabbar, cedía su testigo a los 42 años repleto de éxitos donde, por encima de muchos, predominaban dos.  Ser el jugador con más partidos jugados y ser el máximo anotador en la historia de la NBA. 

Echando la vista atrás, se vio a un hombre que cambió con esfuerzo, destreza y mucho, mucho talento, la cara de una liga que había dominado a sus anchas. Le avalaban la consecución de seis campeonatos y seis premios al jugador más valioso de la temporada regular. 

Ferdinand Lewis Alcindor Jr. nació en Manhattan, ciudad de New York, el 16 de abril de 1947. Por aquellos años, la Gran Manzana era el epicentro del mundo en plena euforia tras la Segunda Guerra Mundial y con la Guerra Fría en un futuro no muy lejano. Al mismo tiempo, en diversas partes de New York, florecía la cultura afroamericana. Cultura que terminaría haciendose manifiesta en los años 60. 

El padre de Lew, policía exageradamente estricto con su hijo, ejercía como músico de jazz en sus tiempos libres. Ambas facetas contribuyeron a la formación tanto a nivel musical como de carácter de su hijo, lo que hizo que el pequeño Lew forjara una personalidad callada e introvertida.

Lew comenzó en un colegio de Harlem, donde rápidamente, debido a su crecimiento, se convirtió en el muchacho más alto de todos los chicos de la zona. Con el Power Memorial Academy, consiguió tres campeonatos consecutivos, incluyendo el récord de 72 partidos consecutivos ganados. 

Su capacidad, tanto atlética como mental, estaba por encima de la de cualquier joven que alguna vez hubiera participado en dichas competiciones estudiantiles, por lo que el joven Lew, ansioso de nuevos retos, entrenaba cada día con las vistas al legendario Rucker Park. Allí, futuras estrellas como "Tiny" Nate Archibald, Julius "Dr J" ErvingEarl "The Goat" Manigault, entre otros, hacían las delicias del público que se amontonaba para verles. De este último, Kareem diría luego que había sido el mejor jugador que jamás había visto. 



Tras terminar sus estudios secundarios, Lew Alcindor cruzó el país para empezar a jugar para UCLA, una de las potencias universitarias en lo que a baloncesto se refiere, que se encontraba, en esos momentos, dirigida por el mítico entrenador John Wooden, lo que hizo que debiera mudarse a la soleada California.

Tras pasar su primer año en el college sin poder jugar debido al reglamento del momento, Lew llevó a los Bruins de UCLA a conseguir el campeonato de la NCAA en 1966 sin conocer la derrota. Sus cualidades físicas hicieron que desapareciera cualquier duda existente sobre su persona. La mayoría de los ataques de los Bruins finalizaban con un pase a la pintura que el neoyorquino mandaba a la red. 

Tras observar como Lew manejaba a su antojo esta particularidad del juego, en 1967, la NCAA decidió crear una nueva regla que prohibía a los jugadores machacar la pelota contra el aro, anulando los mates en una normativa que sobreviviría hasta 1976 y que sería conocida como la "Lew Alcindor Rule".

Este reglamento, impuesto para minimizar los castigos que imponía el pivot de UCLA a todas las defensas de la NCAA, terminó por beneficiarle. Con el paso del tiempo, Lew comenzó a pulir su capacidad técnica, con la que había deslumbrado en los playgrounds de los barrio neoyorquinos. A partir de los obstáculos que obligaba la normativa, se perfeccionó el arma más letal jamás vista dentro de una cancha de basket: el "Sky Hook"


1968.  Año que se caracterizó por ser uno de los de mayor importancia en la carrera de Alcindor.

En primer lugar, recibió un golpe en la córnea de su ojo izquierdo, lo que, con el tiempo, provocó que necesitara utilizar gafas protectoras que se volverían su sello de identidad.

También fue convocado por el equipo nacional para participar en los Juegos Olímpicos de México, evento al que se negó a asistir como forma de protesta contra la discriminación y el maltrato que los afroamericanos sufrían en aquella época en los Estados Unidos.



Por último, poco después de la superar dicha lesión de córnea, los imparables Bruins de UCLA fueron derrotados por la Universidad de Houston, que contaba con Elvin Hayes entre sus filas. El mismo Hayes, que no había sabido como responder un año antes frente al abrumador abanico de recursos desplegado por Alcindor, dejaba al neoyorquino en tan solo 15 puntos en lo que se denominó "El Juego del Siglo".  Fue el primer encuentro de baloncesto universitario (que no fuera de playoffs) en ser televisado para todo Estados Unidos con las más de 50.000 almas que se dieron cita en el colosal Astrodrome. Al año siguiente, los jugadores de Houston, ya sin Hayes, se vieron apalizados por los Bruins en lo que fue la venganza personal de Lew.

En 1969, Alcindor terminaba su periplo universitario con una licenciatura en historia y los récords de mejor promedio anotador en una temporada, de más puntos en un solo partido y mayor promedio anotador en su carrera en el college, entre otros. Ese año fue elegido en la primera posición del draft de la NBA por los Milwaukee Bucks, quienes venían de su primera temporada en la liga. Sin embargo, no había ninguna certeza de que Alcindor fuera a jugar en la NBA.

Sin haber firmado aún con los Bucks, escuchó primero la propuesta que la ABA tenía intención de hacerle.

Tanto la NBA como la ABA se encontraban en plena disputa por conseguir los derechos de las mejores futuras estrellas del baloncesto del planeta.

El comisionado de la ABA, el mismísimo "Mr Basketball" George Mikan consiguió que el dueño de los New York Nets aceptara ofrecer a Alcindor un millón de dólares limpios para jugar en su equipo. Para ser un novato, era una gran oferta, además de la posibilidad de volver a jugar en su ciudad natal. Lew respondió que aceptaría si los Bucks no le ofrecían algo mejor. Obviamente mejoraron la oferta de los Nets, para desgracia del gigante Mikan.



De esta forma, Alcindor pasó a ingresar en la nómina de los Milwaukee Bucks. En su primera temporada (segunda en la historia de la franquicia), Lew promedió unos números muy lejos de prácticamente todos los mortales, promediando 28.8 PPP, 14.5 RPP y 4.1 APP, dando un giro de ciento ochenta grados a un equipo con  récord negativo y colocándolo como el segundo mejor de la Conferencia Este con 56 victorias y 26 derrotas, respecto a las  27 victorias y 55 derrotas del año anterior.

En la temporada siguiente, aterrizó en Milwaukee otro de los más grandes jugadores de todos los tiempos: Oscar Robertson, "The Big O". Con este espléndido base, y un Alcindor intratable en la pintura (finalizó la temporada promediando 31.7 PPP y 16 RPP), los de Milwaukee acabaron con 66 victorias, el mejor récord de la liga. En playoffs pasaron por encima de todos, incluso de los Baltimore Bullets, equipo al que vencieron en la final. 

Lew, en su segundo año como profesional, ganaba así sus primeros premios como MVP de la temporada regular y de la final.




Conquistó su primer título de la NBA en 1971 como Lew Alcindor. Arrancaría la temporada siguiente como Kareem Abdul-Jabbar. Generoso. Sirviente de Alá. Poderoso. "Ese es mi nombre y así quiero que me llaméis". Había abrazado la religión islámica. Pero no sería hasta tres años después cumplido el lento trámite legal, que su nombre cambiaría del todo1.

Antes de ese momento, Lew, como era conocido por aquel entonces, empezó a escribir su historia en el baloncesto.

Varios años después, el propio Alcindor declararía que su apellido era el del esclavista francés que había llevado a su familia a los Estados Unidos, y que había sido su padre quien había averiguado esto. Según comentó, provenía de la etnia Yoruba, del oeste de África, de mayoría musulmana, y que, mientras que él tenía la suerte de haber podido recuperar y tener conciencia sus raíces, la mayoría de los muchachos negros de Norteamérica crecían sin poder conocer la historia de su gente por culpa del genocidio étnico y cultural al que habían sido sometidos los afroamericanos.

Así se forjó Kareem Abdul-Jabbar. La leyenda. El ídolo. El resto, como bien es sabido por todos, es Historia2.


1. Fragmento de "Historia de unas gafas", del libro "101 relatos de gloria y tragedia", de Gonzalo Vázquez.
2. Especial agradecimiento a Gonzalo Vázquez por inspirarme a escribir esta historia.

Seguir a @kazukazuyaa